viernes, 19 de septiembre de 2008

Las Herramientas de Gestión

Las herramientas de gestión

Ventaja o amenza para nuestra organización

Los Centros de Formación Profesional de la Red no han sido ajenos al desarrollo tecnológico en los últimos tiempos, todo lo contrario, han sido pioneros en la introducción de herramientas de gestión que abordaban áreas económicas, administrativas y docentes. En su afán por modernizar y liderar los procesos de gestión han diseñado herramientas propias, con los recursos que disponían a su alcance, y durante muchos años han cubierto ese hueco de mercado que no era ni es interesante para las grandes multinacionales del software.

La F.P. Vasca es demasiado compleja y específica para atraer el interés de las grandes compañías.

Las tecnologías sobre las que se han desarrollado algunas de estas aplicaciones eran las adecuadas para el momento; sin embargo, la obsolescencia de las mismas amenaza su perdurabilidad. En la actualidad tenemos una batería grandísima de herramientas de diferentes autores y tecnologías, algunas de ellas incompatibles entre sí, y todas ellas necesarias para la buena marcha de los Centros. Consecuentemente, los equipos directivos y docentes se ven sometidos a la utilización de herramientas aisladas entre sí, que en ocasiones supone la repetición de la inserción del mismo dato en cada una de las herramientas, esto es un riesgo para la integridad de la información y una desesperación para quien lo debe alimentar y actualizar.

La heterogeneidad de nuestras organizaciones exige una solución tecnológica lo suficientemente flexible que permita personalizarla en cierta medida a la idiosincrasia de cada centro. Además, la capitalización de la experiencia nos enseña que el desarrollo de tecnologías debe contemplar la escalabilidad de la solución propuesta a escenarios futuros más exigentes, con nuevos requerimientos, sin que ello suponga una ruptura con el modelo actual o un coste inabordable.

Ante este escenario, el área de Tics y eLearning de Tknika activó un proceso específico de vigilancia tecnológica que diera con diferentes soluciones para posteriormente evaluar y consensuar una solución común. Fruto de esta vigilancia os presentamos a continuación una solución tecnológica acorde con los modelos de gestión avanzada que exigen nuestras organizaciones, dirigido a perfiles más técnicos.


Introducción a la Arquitectura Orientada a Servicios (SOA )

SOA puede verse como un “Paradigma de Arquitectura Corporativa”.

En su momento, el Paradigma de Orientación a Objetos supuso un cambio en el análisis, diseño y construcción de aplicaciones. SOA , sin embargo, nos propone un nuevo modelo de estructuración, orientado a atacar la definición de arquitecturas en vez de la definición de aplicaciones individuales.

Se constata que los Sistemas de Información de las organizaciones son el resultado de la sedimentación de aplicaciones y tecnologías heterogéneas de las últimas décadas.

Cada vez se demandan aplicaciones más complejas, con menos tiempo de desarrollo, presupuesto, y en muchos casos se requiere reimplementar funcionalidades preexistentes.

Tratar de reutilizar estas funcionalidades resulta una labor difícil de realizar debido a que no fueron diseñadas para integrarse, o bien se desarrollaron sobre plataformas o tecnologías incompatibles entre sí.

SOA se presenta en este escenario como una solución adecuada, define una arquitectura donde todas las actividades o los procesos están diseñados para ofrecer un Servicio. Se entiende por Servicio componentes de software con interfaces bien definidas e independientes de su implementación.

Este modelo de arquitectura representa una forma de organizar los sistemas de información que permite la interacción entre los diferentes Servicios ofrecidos.

Desarrollar procesos de negocio como Servicios es la clave de la flexibilidad de la arquitectura, esto permite que otros componentes funcionales hagan uso de diferentes servicios de manera natural con independencia de su ubicación.

soa.PNG

El diseño que sigue los parámetros de esta arquitectura es fácilmente escalable, sobre ella se pueden añadir futuros Servicios y permite que cada Servicio evolucione de manera independiente.

SOA plantea aplicaciones distribuidas, multi-nivel con capas de presentación, lógica de negocios y persistencia.

Propone varias capas de servicios que exponen funcionalidades de negocio que a su vez permiten la composición de aplicaciones a partir de los mismos.

A la hora de desarrollar, en lugar de crear aplicaciones enormes y muy complejas, se desarrollan componentes reutilizables, (Servicios) que son fáciles de mantener y probar. Las aplicaciones se crean diseñando un proceso que interactúa con estos servicios, donde se reutilizan lo componentes existentes y sólo se desarrollan aquellos componentes no implementados.

Esta arquitectura basada en Servicios requiere una infraestructura de comunicaciones escalable y segura entre los componentes, que se convierte en el eje vertebrador de todos los sistemas de la organización y que se conoce como

Utilizando esta infraestructura es posible combinar servicios de un proceso automatizado ininterrumpido. Esto se conoce como Entreprise Service Bus o Bus empresarial.

Orquestación de Servicios. De esta manera, la lógica de negocio queda separada de la programación de componentes y permite que los protagonistas de la modelación de la lógica de negocio sean sus usuarios finales.

Si los sistemas de nuestra organización responden al modelo de SOA obtendremos múltiples beneficios: mejor disposición para responder al cambio tecnológico, menor dependencia de proveedores, una mayor interoperabilidad entre diferentes sistemas y una reutilización de las funcionalidades a un nivel superior, en lugar de la tradicional reutilización de código u objetos.

Para SOA es indiferente la tecnología que utilicemos, sin embargo, la tecnología de Web Services o Servicios Web es una de las que más notoriedad ha conseguido. En muchos casos y contextos SOA y Servicios Web es tratado como un mismo concepto, pero Web Services no es sinónimo de SOA. Por el contrario, es posible utilizar Web Services y seguir un esquema de integración punto a punto, así como es posible implantar un esquema SOA sin utilizar Web Services. Sin embargo, tanto Web Services como los estándares asociados (XML, SOAP, WSDL, UDDI, WS-I) conforman una base de tecnologías y estándares que facilitan la implementación de SOA.

En este contexto, SOA brinda beneficios tangibles en las organizaciones al margen de su tamaño. No obstante, la clave de éxito pasa por un cambio organizacional y cultural, además de un cambio tecnológico. Nokia, British Telecom, UPS, son organizaciones que han implementado SOA con éxito.

Es necesario un largo camino de transformación en una organización debido a que SOA no es algo que compramos y que ya esté hecho, no es un producto o una tecnología por sí mismo, sino que es una forma totalmente diferente de dirigir y gestionar la empresa. Este enfoque supone un cambio estructural importante para los sistemas de información de la mayoría de organizaciones, su implantación es por tanto una tarea ardua y costosa donde los verdaderos beneficios de este enfoque no empiezan a ser evidentes hasta que el cambio se ha generalizado y se supera la dura barrera que supone la adaptación de los sistemas preexistentes.

A pesar de los problemas y costes que este cambio de enfoque pueda suponer, la organización de nuestros servicios de información basada en SOA se presenta como la solución idónea para obtener una buena interoperabilidad de sistemas de información en entornos complejos y etéreos.